Inicio de sesión

Navigation

Breadcrumbs

En marcha la quinta granja de cerdos ecológicos de Catalunya

11/12/2009.- El conseller Llena ha inaugurado las instalaciones de la Ecogranja el Saüc, en Aiguafreda. Seis empresas catalanas han iniciado el proceso de homologación para exportar sus productos cárnicos a los Estados Unidos

El conseller de Agricultura, Alimentación y Acción Rural, Joaquim Llena, acompañado del director general de Prodeca, Ferran Bienert, el director general del IRTA, Josep Maria Monfort, y el director de los Servicios Territoriales del DAR en Barcelona, Jaume Balagué, ha presidido hoy la inauguración de las instalaciones de la Ecogranja El Saüc de la empresa Embotits Salgot, de Aiguafreda.

Estas nuevas instalaciones forman parte de un proyecto iniciado el año 2006 que tiene como objetivo llevar a cabo las actividades de cría de cerdos ecológicos hasta la fase de destete y fomentar la producción alimenticia ecológica.

Durante la inauguración, el responsable del DAR ha destacado el esfuerzo que ha llevado a cabo esta empresa para impulsar la producción ecológica de cerdos, una tendencia al alza a nuestro país, a pesar de que es muy incipiente. En este sentido, en toda Catalunya sólo se dispone de 5 granjas de cerdo ecológico, pero consiguen vender toda la producción y aún hay más demanda que oferta en estos momentos.

Embotits Salgot también está desarrollando técnicas de aprovechamiento de energías alternativas, como son placas solares fotovoltaicas y térmicas. Además, no sólo se han centrado en la producción cárnica sino que también están produciendo agricultura ecológica en el Parque Natural del Montseny. “Todo un modelo a tener en cuenta por otras explotaciones porcinas en Catalunya”, ha afirmado el consejero. Por su parte, el gerente de Embotits Salgot, Valeri Salgot, ha afirmado que la puesta en marcha de esta granja ha significado poner en valor “la tradición, la calidad, la innovación, la sostenibilidad y la ecología”.

Durante el acto, el responsable del DAR ha sido acompañado de seis profesores de la prestigiosa institución académica The Culinary Institute of America (CIA) los cuales hasta el 18 de diciembre visitarán Catalunya para conocer de primera mano su gastronomía y sus productos alimenticios. Los americanos visitarán diferentes empresas para conocer los procesos productivos y de elaboración de diferentes productos, entre ellos los embutidos, sobre todo por el interés  de poder exportar este producto a los Estados Unidos y poder por lo tanto superar con éxito el proceso de homologación requerido para poder hacerlo.

De hecho, hoy mismo los representantes del CIA han realizado un test de embutidos catalanes con el objetivo de disponer de datos sobre aromas, texturas, sabores, formatos y presentaciones adecuados para el mercado americano.

En estos momentos, en Catalunya hay 6 empresas que han iniciado el proceso de homologación para exportar sus productos a los Estados Unidos y dos de ellas están en un proceso muy avanzado (El Far de Olot y Casa Riera Ordei de Vic). En España sólo existen ya 10 de homologadas y ninguna de ellas es catalana, a pesar de la potencialidad de los productos agroalimentarios catalanes.

Por este motivo, el DAR, a través de Prodeca, está llevando a cabo el Pla Estats Units, que tiene entre otros objetivos, incentivar y ayudar a las empresas catalanas a iniciar el proceso de homologación de los productos cárnicos transformados.

Requisitos para exportar productos cárnicos a los Estados Unidos

Restricciones a la importación de productos cárnicos y avícolas

La importación de productos cárnicos se encuentra con diversos factores restrictivos que pueden dificultar o incluso, según los casos, imposibilitar la exportación.

Condiciones sanitarias

El primer factor limitador de la importación de productos cárnicos a los Estados Unidos es el relativo a las enfermedades transmitidas por los animales, asociado a las condiciones sanitarias de la ganadería del país productor. La granja de países exportadores es clasificada y evaluada por el servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal (Animal and Plant Health Inspection Service, [APHIS]) adscrito al Departamento de Agricultura ([USDA]). Este Servicio impone requisitos para la introducción en el país de determinados productos bajo el punto de vista del control zoosanitario.

La lista de enfermedades que pueden afectar a una granja, se actualiza periódicamente en función que se produzcan foco en los diferentes países. Así aquellos países que presentan casos de enfermedades como los de la encefalopatía espongiforme bovina ([EEB]) o la peste porcina africana tienen prohibida la entrada de sus productos a los Estados Unidos. Dado el carácter evolutivo de estas situaciones, se recomienda consultar los servicios responsables del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino en España para conocer como se encuentra a cada momento clasificado nuestro país al efecto de enfermedades que afectan al ganado español. Así será posible saber qué animales, sus partes o subproductos pueden verse afectados por prohibiciones o exigencias específicas.

Homologación de plantas procesadoras

Todos los productos cárnicos que quieran ser exportados a Estados Unidos tienen que proceder de plantas de procesado previamente homologadas e inspeccionadas por el [Food] [Safety] and [Inspection] Service ([FSIS]). Si el [FSIS] considera que el sistema de un determinado país es compatible con el de los Estados Unidos, este país se convierte en apto para la exportación a los Estados Unidos. Basándose en la evaluación del país, el [FSIS] periódicamente revisa el sistema de inspección para asegurar que éste continúa cumpliendo los requisitos establecidos por los Estados Unidos.

Por otra parte, tanto los mataderos como las plantas de transformación (cámaras de secar embutidos y de conservación) tienen que ser igualmente inspeccionadas y autorizadas por las autoridades americanas para poder enviar sus productos a los Estados Unidos.

Todas las carnes y sus productos tienen que ser tratados con calor dentro de un envase herméticamente cerrado y esterilizados de manera que el producto final no precise refrigeración para su conservación.

También conviene señalar que, a todos los efectos, habrá que cumplir con el dispuesto en la legislación norteamericana que regula, muy estrictamente, el etiquetado de los productos alimenticios, y en particular los requerimientos relativos al Etiquetado Nutricional.

Finalmente, el importador, o si procede el distribuidor, de productos cárnicos tiene que residir a los Estados Unidos.

 

Aquí­ tienes las últimas noticias provenientes de nuestra asociación.

Nothing here.
Nothing here.

Info VidaSana

Mantente informado de las últimas noticias

Distribuir contenido
.